Los bisfosfonatos inyectados de manera trimestral como el Ibandronato IV han demostrado mejor adherencia y mayores beneficios terapéuticos