¿Por qué se produce una hernia discal cervical?

http://www.fisioterapia-online.com/articulos/por-que-se-produce-una-hernia-discal-cervical

¿Por qué se produce una hernia discal cervical?

Para entender como es el mecanismo lesional de una hernia discal, debemos pensar que realmente el disco intervertebral es un estructura altamente resistente, que esta diseñada para aguantar grandes cargas, y que si se respetan los tiempos de reposo para que se adapte y se regenere es capaz de aguantar mucho tiempo sin ningún tipo de signo de degeneración discal manteniendo su estructura intacta.
Este hecho nos debe hacer reflexionar sobre un hecho importante, que nuestra columna cervical esta diseñada para aguantar muy bien los esfuerzos físicos,sólo tenemos que pararnos a observar la imagen de esa mujer africana llevando una jarra con 20 o 30 litros de agua y sin ningún gesto de dolor.
Sin embargo como sucede en las úlceras por presión,(úlceras que se producen cuando una persona permanece en la misma postura durante largo tiempo) un pequeña y ligera presión sobre una zona determinada pero mantenida en el tiempo es capaz de generar una ulceración y un daños en los tejidos mucho mas importantes que un golpe intenso sobre esa zona. Se puede hacer una analogía con el disco intervertebral, una presión baja pero constante, permanente, y prolongado en el tiempo como sucede en el caso de una contractura muscular provocada por el reflejo de una disfunción visceral, donde se genera un aumento de presión sobre el disco, deformándolo y facilitando la aparición de protusiones o herniaciones de disco.
Bajo mi punto de vista, esta es una cuestión que nos debiéramos plantear todos los fisioterapeutas, ya que es irrefutable el hecho de que hoy en día hay muchos más problemas cervicales de los que había hace unas pocas décadas cuando se tenia una vida mas exigente físicamente, mas dinámica y más dura en muchos aspectos... desde luego una forma de vida que difiere mucho de la actual, donde estamos mucho más hiperestimulados, una sociedad que nos hace estar mucho más tiempo sentados y estresados, una sociedad con con hábitos alimenticios menos naturales y saludables.
Este cambio de modelo de vida es desde mi punto de vista, lo que esta debajo de la génesis que muchos problemas músculo-esqueléticos expresándose muy claramente en la columna cervical.
Es cierto que la postura desequilibrada de la cabeza y del cuello que adoptamos al estar largas horas delante de un ordenador tensa la musculatura cervical, pero en mi opinión esto, por si sólo, no es un factor suficiente para provocar una hernia discal cervical. Según mi experiencia estos factores posturales se acumulan a otros factores, como los desequilibrios emocionales y el estrés que son los que verdaderamente aplastan el disco de una forma mantenida, incluso cuando dormimos , con tal intensidad que la acaban por deshidratarlo y deteriorarlopor ejemplo, en muchos casos de la hernias de disco cervicales izquierdas están influenciadas poderosamente por las disfunciones del estómago. Esta disfunción de estómago esta a su vez provocada por factores alimentarios (café, chocolate , frituras..) y por un factor emocional que altera el estómago como es la no desconexión del trabajo, la obsesión con temas económicos y laborales e incluso con proyectos que puedan ser positivos e ilusionantes, pero que desequilibran el sistema nervioso del individuo.
En el caso de las hernias cervicales derechas están muy vinculadas con las disfunciones hepático-biliares y éstas a su vez nuevamente por la alimentación(chocolates, fritos, lácteos, carnes rojas, embutidos , alcohol, medicamentos tóxicos hepáticos, etc.) y por factores emocionales muy importantes en el caso del hígado y de la vesícula biliar comoson la crispaciónel estrés, los enfados, la dificultad de adaptación a situaciones y conflictos, tanto en el ámbito laboral como familiar...
Cuando observamos estos desequilibrios emocionales, nos cuesta pensar que esto pueda repercutir con tanta intensidad sobre la presión del disco, pero no debemos olvidar que es esa presión constante mantenida en el tiempo la que realmente genera daños en el disco, siendo en realidad los factores mecánicos y posturales las “últimas gotas que colman el vaso.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.