El dolor de espalda es la causa de la mitad de las jubilaciones anticipadas

http://www.casacochecurro.com/2011122010801/trabajos/el-dolor-de-espalda-es-la-causa-de-la-mitad-de-las-jubilaciones-anticipadas.html

El dolor de espalda es la causa de la mitad de las jubilaciones anticipadas 

El sobreesfuerzo a la hora de realizar determinados trabajos, posturas inadecuadas o el sedentarismo, son las causas más comunes de las dolencias asociadas a la columna vertebral. El dolor de espalda es el causante del 50% de los casos de jubilación anticipada. Además, las personas fumadoras tienen más riesgo de padecer hernias discales. A partir de los 25 años, los discos que conforman nuestra columna comienzan a envejecer de forma paulatina y a perder elasticidad, proceso que se acelera cuando nos acercamos a la tercera edad. Dormir sobre un colchón firme, a ser posible boca arriba, y realizar ejercicio de forma continuada son algunas buenas costumbres que ayudan a fortalecer la musculatura de la zona lumbar.
20 diciembre 2011 / Casacochecurro.com El dolor de espalda es una de las molestias más frecuentes en los países desarrollados. De hecho, entre el 80 y el 90% de las personas sufrirán alguna dolencia asociada a la columna vertebral a lo largo de la vida, el riesgo se incrementa según nos acercamos a la tercera edad. El dolor lumbar se ha convertido así en la causa más frecuente de pérdida de horas y días de trabajo, y la forma más efectiva de curarlo definitivamente es la cirugía, que hoy por hoy cuenta con técnicas mínimamente invasivas.
El sobreesfuerzo a la hora de realizar determinados trabajos, las posturas inadecuadas en nuestro día a día, y el sedentarismo son algunas de las causas que provocan las dolencias más comunes en esta parte del cuerpo, como laestenosis del canal lumbar o las hernias discales, que a su vez son las causantes de la mitad de los casos de jubilación anticipada por enfermedad en nuestro país. “En mujeres hay que sumar otro importante factor de riesgo a la hora de sufrir dolencias relacionadas con la columna vertebral, que es la pérdida de masa ósea asociada a la osteoporosis y numerosas fracturas”, apunta el doctor Francisco Villarejo, director de la Unidad de Neurocirugía de Clínica La Luz.
Realizar ejercicio frecuente como montar en bicicleta o natación, puede ayudar a prevenir o retrasar estas enfermedades, fortalecer la musculatura y la columna lumbar, así como una correcta higiene postural. “A partir de los 25 años, los discos que conforman nuestra columna comienzan a envejecer de forma paulatina y a perder elasticidad, proceso que se acelera cuando más nos acercamos a la tercera edad”, indica el doctor Villarejo. “No cargar con peso también ayuda a mejorar nuestra espalda, tan malo es que los niños carguen sus mochilas con libros en su infancia, como que lo hagan los mayores”.
Fumar incrementa el riesgo de hernia discal
Fumador, obeso y sedentario: ésta es la radiografía de la persona que tiene mayor riesgo de padecer hernia discal. Una parte importante de las hernias se podrían prevenir de seguir una serie de normas de higiene postural a la hora de levantar o transportar objetos pesados o estar muchas horas en la misma posición. Seguir una serie de consejos básicos reduce este riesgo, como son levantar objetos doblando las rodillas, andar dejando caer el peso en los talones, sentarse de forma adecuada o usar calzado seguro y con una altura media de tacón. “Dormir sobre un colchón firme, a ser posible boca arriba, y realizar deportes de forma continua son también unas buenas costumbres que ayudan a fortalecer la musculatura de esta zona”, incide el doctor Villarejo.
Cuando la solución ha de pasar por el quirófano, la microcirugía es la técnica más efectiva para el tratamiento de hernias discales, con una tasa de éxito del 95%. Para el doctor Villarejo, “esta técnica ha demostrado muy buenos resultados en estos pacientes en los que desaparece por completo el dolor”.
Cuando andar 100 metros se convierte en un triunfo
El camino desde nuestra casa a la tienda más cercana para hacer la compra del día a día puede parecer algo sencillo, pero también puede convertirse en una carrera diaria de obstáculos. Son muchas las personas mayores que deben parar y sentarse a descansar tras dar varios pasos debido a fuertes dolores en la zona lumbar: es lo que se conoce como estenosis del canal lumbar o síndrome del escaparate. Se trata de la dolencia asociada a la columna vertebral más frecuente, y afecta a un 95% de los hombres y a un 80% de las mujeres.
La compresión de las vértebras en la zona lumbar provoca no sólo dolor en esa área, sino también pesadez, adormecimiento de las extremidades inferiores e incluso pérdida de la sensibilidad en las piernas, de ahí que quienes la sufren se paren muy a menudo. “Es un problema mecánico y degenerativo que aparece a partir de los 65 años”, subraya el doctor Villarejo. “No todas las personas que sufren esta enfermedad han de tratarse, muchos de ellos son asintomáticos, pero en aquellos en los que se revelan los síntomas, necesitan tratamiento urgente para evitar que la patología reduzca considerablemente su calidad de vida”.
La estenosis del canal lumbar es una importante causa de incapacidad porque impide realizar una vida normal y cuya única solución es la cirugía. “Una vez intervenidos, todavía siguen existiendo casos en los que puede persistir una incapacidad laboral temporal debido a la gravedad, pero son la mayoría los que pueden volver a sus quehaceres diarios”, indica el experto. “Pero no sólo hemos de fijarnos en aquellos que están en edad productiva, la tercera edad se ha alargado a lo largo de los últimos años y esta población tiene muchos años de vida por delante que deben vivir con la mayor calidad posible”.
Aunque la rehabilitación es posible, si los síntomas son muy claros la única vía para paliar la enfermedad es la cirugía descompresiva a través de técnicas que separan las vértebras gracias a espaciadores y que hacen que el canal vertebral se pueda abrir progresivamente. La tasa de éxito de estas intervenciones llega al 97% y, aunque se realiza mediante anestesia general, “si el paciente es delicado, como suele ocurrir entre la población más anciana, se puede acudir a anestesia epidural o sedación local y la vuelta a la vida normal se realiza en muy poco tiempo”, comenta el doctor Villarejo.
Este tipo de microcirugía permite también realizar un abordaje individualizado a cada paciente. En este tipo de cirugía, se colocan por vía percutánea unas fijaciones interespinosas o espaciadores que, de modo progresivo, permiten la obertura del canal para eliminar la compresión, que es la causa del dolor y el entumecimiento de las extremidades inferiores. Asimismo, este tipo de prótesis también se pueden emplear en caso de hernias discales lumbares muy voluminosas, en discos degenerados y en pacientes con inestabilidad vertebral por discopatías degenerativas, entre otras.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.