Dolor Crónico en el Cuello

http://web.b.ebscohost.com/chi/detail?sid=6df63717-83e1-4a48-a84a-440cc1df4d07%40sessionmgr111&vid=0&hid=113&bdata=Jmxhbmc9ZXMmc2l0ZT1jaGktc3Bh#db=chs&AN=2010757353

Dolor Crónico en el Cuello

(Dolor en el Cuello, Crónico)
por: Patricia Griffin Kellicker, BSN

Definición

El dolor crónico en el cuello es el dolor que ocurre durante un periodo prolongado de tiempo, por lo general más de seis meses. Existen muchas causas para esta condición. El dolor puede variar de leve a severo.
Contacte a su médico si usted ha experimentado dolor en el cuello durante un periodo de tiempo sin tener alivio.
Dolor Nervioso en el Cuello
IMAGE

      Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

El dolor crónico en el cuello puede ser causado por:
  • Artritis reumatoide
  • Tiene osteoartritis
  • Degeneración de disco
  • Lesión en el cuello
  • Fibromialgia
  • Esguinces musculares
  • Una mala postura
  • Estenosis espinal
  • Cáncer
  • Previa cirugía en la columna
  • Fracturas vertebrales por compresión

Factores de riesgo

Las causas del dolor crónico en el cuello por lo general también son factores de riesgo. Estos factores incrementan su probabilidad de tener dolor crónico en el cuello. Dígale a su médico si usted tiene alguna de las condiciones listadas anteriormente.

Síntomas

Si usted tiene alguno de estos síntomas, no asuma que se debe a dolor crónico en el cuello. Éstos podrían ser causados por otras condiciones. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:
  • Espasmos musculares
  • Dolores musculares
  • Adormecimiento que irradia hacia los hombros o brazos
  • Hormigueo
  • Dolor que arde
  • Dolor punzante
  • Dolor sordo
  • Dolor que irradia hacia los brazos
  • Pérdida de rango de movimiento del cuello o brazos
  • Dolor en el hombro
Músculos del Cuello
IMAGE
      Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. Su médico podría canalizarlo con un especialista. Los ortopedistas se especializan en huesos y articulaciones. Un neurólogo o neurocirujano se especializa en los nervios y columna vertebral.
Las pruebas pueden incluir:
  • Rayos X – examen que utiliza radiación para formar una imagen; usado para observar huesos del cuello
  • Imagen de resonancia magnética – examen que usa ondas magnéticas para formar una imagen; usado para observar la columna y sus nervios
  • Tomografía computarizada – tipo de rayos X que usa una computadora para formar una imagen; usado para observar cuidadosamente la columna y los huesos del cuello
  • Electromiografía (EMG) – examen que mide cómo funcionan los nervios y músculos
  • Mielografía – tipo de rayos X que usa medio de contraste para ver la columna y sus nervios

Tratamiento

Consulte con el médico cuál es el mejor plan para usted. Opciones incluyen las siguientes:

Fisioterapia

Su médico podría prescribir terapia para su dolor en el cuello. Un terapeuta podría trabajar con ejercicios de reforzamiento y estiramiento. Algunos casos podría necesitar tratamiento con ultrasonido o terapia con tracción, hielo o terapia.

Medicamentos

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID) – para tratar el dolor y reducir la inflamación
  • Medicamentos analgésicos opiáceos (medicamentos similares a la morfina) – para tratar el dolor moderado o severo
  • Ciertos medicamentos antidepresivos – algunas veces usados para el dolor en el cuello
  • Medicamentos anticonvulsivos (p. ej., Gabapentina , Topiramato , etc.)
  • Una inyección de corticosteroides – para tratar el dolor y reducir la inflamación causada por la enfermedad de discos

Cirugía

La mayoría de los casos de dolor en el cuello son tratados médicamente. En algunos casos, se necesita cirugía. El tipo de cirugía dependerá de la causa del dolor. Por ejemplo, si usted tiene una hernia de disco en el cuello, la cirugía retirará parte del disco .

Prevención

Para ayudar a reducir su probabilidad de tener dolor crónico en el cuello, tome las siguientes medidas:
  • Mantener una buena postura.
  • Tome descansos de actividades sedentarias como manejar o trabajar frente a una computadora.
  • Duerma boca arriba o de costado y use una almohada que le brinde soporte.
  • Estire su cuello, espalda y hombros conforme lo necesite.
  • Asegúrese de que la silla de su escritorio y el teclado estén en alturas adecuadas.

Published by EBSCO Publishing. This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

Fuente: Consumer Health Information, EBSCO Publishing. 2012 Aug
Número de elemento:: 2010757353

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.