ARTROSIS LUMBAR Y HERNIAS DISCALES – TANTO TIENES, TANTO SUFRES.

Honestidad y calidad humana!!

Se ha instalado en nuestra sociedad una línea de pensamiento tan peligrosa como falta de rigor y sin embargo al abrigo de los más altos avances médicos y métodos de diagnostico por la imagen y con el apoyo y connivencia de todos los estamentos sanitarios.
Es la idea del tanto tienes (en las radiografías o resonancias) = tanto sufres. 
Los fisioterapeutas, que vemos a los pacientes durante mucho más tiempo que los médicos y por lo tanto podemos observar y profundizar en cada caso, observamos con frecuencia que los diagnósticos radiológicos no se corresponden, sin embargo, si no nunca, si en pocas ocasiones, con la sintomatología y la historia del paciente.
Si centramos nuestra atención en los problemas lumbares de artrosis y hernias discales, tan frecuentes en el mundo actual, veremos que esta discordancia es aun más exagerada.
Veremos así pacientes con varios patrones, que voy a pintar un tanto extremos, pero que se repiten y repiten.
  1. Una persona con una sintomatología intensa, fuertes dolores en las lumbares o incluso bajando por su pierna, que  levan padeciendo estos dolores meses e incluso años con intermitencias y que traen una resonancia en la que dice que no tienen nada reseñable. Están sanos como robles y no tienen motivo para quejarse.
  2. Un paciente que  lleva con un pequeño dolor lumbar dos semanas y que no ha tenido mayores problemas en su espalda ( este dolor le sobrevino sacando cebollas en la huerta) pero que nos trae una radiografía que asusta, plagada de signos artrósicos, discos aplastados y deshidratados, osteofitos y calcificaciones que sin embargo no le provocan mayor problema.
En  estos dos casos, no hay tanto problema, más allá del ingente gasto en pruebas diagnósticas. El hombre del segundo caso, no se va a preocupar porque seguirá sacando cebollas, cavando y levantando pesos sin ningún problema con su envejecida espalda, por más que diga la resonancia. El primero no tendrá más remedio si lo consigue, que buscar y encontrar la verdadera causa de sus dolores, ya que si no hay diagnostico no hay culpable…. no hay coartada.

Hasta los “Guevos” de los Diagnósticos radiológicos y de resonancias magnéticas.

HE AQUI LA TRAGEDIA…
Pero existe un clásico, típico y terrible tercer supuesto, que se verá inmerso y encerrado en un callejón sin salida, formado como todos los callejones por tres paredes. A saber:
  1. Pared de la derecha –  El mismo, su inconsciencia de las causas verdaderas de su dolor, y su miedo a enfrentarse a ellas de verdad y asumir que es el responsable primero y último de todo lo que le sucede.
  2. Pared de la izquierda –  Su médico o traumatólogo, su desconocimiento de todo lo que no tenga nombre y apellidos y se vea en una placa, su entrega a un sistema médico vendido a las farmacéuticas y su miedo a aceptar que por muy médico que sea y lo importante que le hayan hecho sentir, no sabe, como todos los demás, una mierda del inmenso, infinito y complejo como el universo ser humano y sus dolores.
  3. Pared del fondo, la que cierra el paso a cualquier camino a, cualquier evolución – Constituida por una prueba diagnóstica, una resonancia magnética que da a la persona y a su médico una coartada, un culpable, alguien con cara de malo a quien responsabilizar para no tener que mirar nada más allá… UNA HERNIA DISCAL!!!
Nadie mirará si ese hombre no anda más de 200 mts, si no hace deporte o casi no se mueve, si pesa 85 kg y esta intoxicado de residuos proteicos, colorantes, conservantes, ácidos de todos los tipos y productos metabólicos de toda clase que su cuerpo cansado no ha sido capaz de eliminar….
Nadie se preguntará ya, si su hígado esta inflamado, intoxicado y agotado de tanto trabajar, de tanto intentar deshacerse de toda la porquería precocinada, procesada e industrializada que ese hombre se mete a la boca. Si su intestino está inflamado, acidificado y con la flora destruida y perdida en este hábitat acido y hostil para ella que es su intestino. Ni si sus riñones, suprarrenales y vejiga, funcionan al límite, eliminando como pueden…..lo que pueden, infectados sorda, asintomática y crónicamente.
Nadie querrá saber, si no duerme más que 4 horas, si vive angustiado o hastiado por su vida, si quiere a su mujer o vive con ella por conveniencia, si se quiere, si le quieren. 
Nadie planteará nunca, si todas estas cosas pueden dar lugar a su dolor de espalda….No. El dolor es por la hernia HERNIA….. eso es todo.
Eso y tres dosis diarias de voltaren, Lyrica y por supuesto, un analgésico.

Deja un comentario

Your email address will not be published.